Noticias

Entrevista a Manuel Martino, Jefe de la Línea de Aislamientos en Grupo Puma

Manuel Martino

Jefe de la Línea de Aislamientos en Grupo Puma

 

Ingeniero Civil e Ingeniero Técnico de Caminos, Canales y Puertos y, desde hace algunos años, jefe de la Línea de Aislamientos en Grupo Puma.

Su formación profesional la hizo en Perú, su lugar de origen, y casi toda su carrera la ha ejercido en este país, que reconoce que le ha dado una gran oportunidad de desarrollo en los aspectos tanto personal, como familiar y profesional. Más de 20 años dedicado, casi exclusivamente, a este “mundillo” del aislamiento térmico.

 

 

“Siempre que escucho juntas las palabras aislamiento y sostenibilidad, como mínimo me infunde precaución, ya que lamentablemente son términos que no necesariamente coinciden”

 

 

¿Cómo nos presentaría a Grupo Puma?

Grupo Puma es un conjunto de empresas especializadas en el sector de los materiales de construcción, y sus más de 40 años de experiencia y dedicación en el sector nos permite ofrecer una amplia gama de productos de excepcional y reconocida calidad, fruto de un cuidadoso estudio de sus componentes y cualidades en laboratorios propios en cada fábrica. Gracias a ello, lanzamos al mercado productos cuya relación calidad-precio es excelente.

Nuestra empresa cuenta ya con 37 centros de producción y distribución en 4 continentes, dotados con la más avanzada tecnología para dar la mejor cobertura y servicio a nuestra gama de productos.

Con una capacidad de producción de más de 1.000.000 toneladas/año, Grupo Puma se consolida como el mayor fabricante de morteros de España.

Nuestra experiencia, calidad de servicio y visión de futuro, nos animan a avanzar día a día para conseguir nuevos objetivos en nuestra meta de lograr productos de una calidad inmejorable. Conceptos que hemos querido reflejar en nuestra imagen.

 

¿Qué queremos decir cuando hablamos de sistemas de aislamiento térmico y sostenibilidad?

Siempre que escucho juntas las palabras aislamiento y sostenibilidad, como mínimo me infunde precaución, ya que lamentablemente son términos que no necesariamente coinciden y, sin embargo, sueles escuchar muchas veces que solamente con aislar térmicamente ya eres sostenible… y no es así.

 

Entonces….

Cuando aíslas térmicamente una vivienda, y lo haces bien, lo que vas a conseguir de primera es una temperatura de confort en casa asociada a una reducción del consumo energético, ya sea para calentar o enfriar y, como consecuencia, un impacto positivo por la energía que dejas de consumir, ya que, dependiendo del origen de esta, puede contaminar en menor o mayor medida ocasionando un daño al medio ambiente. Pero ni siquiera considerando esta última parte, se puede considerar al aislamiento térmico como sostenible.

 

¿Y cuándo se puede considerar sostenible?

Para que el aislamiento térmico sea sostenible hay que ir mucho más allá. Se requiere que los materiales que compongan el sistema causen el menor impacto ambiental posible durante la extracción de materias primas, producción, transporte y comercialización, y se requiere que durante su aplicación minimice la contaminación de suelo y aire y, especialmente, que no cause daño a las personas que lo aplican. Además, se requiere que, durante toda su vida útil, no contamine el suelo o el aire por las sustancias que va perdiendo a través de la degradación natural de los materiales y se requiere que, cuando el edificio llegue a su etapa final de servicio, el producto resultante de su demolición o desmontaje, se pueda integrar a otros usos dentro de nuestra industria o cualquier otra en su mayor cantidad posible.

 

¿Qué significa esto para Grupo Puma y como lo integra en sus procesos?

Primero te diré lo que no significa para Grupo Puma: no es una utopía.

Lo que sí significa es un reto. Somos conscientes de que hacer que nuestros sistemas de aislamiento térmico sean lo más sostenibles posible es una tarea compleja que implica una inversión de recursos tremenda con resultados a largo plazo. Además, entra otra variable en la ecuación que no la he mencionado hasta ahora, y es el factor económico: no podemos darnos el lujo de ser sostenibles a cualquier coste, debemos de encontrar ese punto de equilibrio que nos permita que los productos sostenibles sean accesibles económicamente, y que no implique un coste excesivo en su mantenimiento y que sean duraderos, tan duraderos como lo que esperamos que dure nuestra vivienda.

Haciendo un símil: esto es como un ecualizador de sonido profesional con muchos tabuladores: si mueves uno el otro se ve afectado, por lo que requieres a un técnico de sonidos para que pueda ajustar y conseguir esa mezcla equilibrada.

    

¿Qué quiere decir?

Esto quiere decir que no se puede utilizar un aislamiento térmico con materiales provenientes del reciclaje y que sólo dure 20 años. Es decir, no puedo usar acabados que tengan un mayor contenido de cal que lo hace absorbente al agua cuando el agua perjudica al aislamiento térmico. Y tampoco puedo pedir a los propietarios de estas viviendas que tengan que pintar o reconstruir partes del sistema que se van degradando cada cierto tiempo. 

     Para Grupo Puma España es todo un reto desarrollar materiales y sistemas sostenibles que nos ha permitido posicionarnos como líderes del mercado de morteros, y que la sociedad merece que cumplamos.

 

 

“Recordemos que uno de los retos es que el producto sostenible sea accesible económicamente y, por lo tanto, no todas las industrias podrán ser 100% sostenibles”

 

 

¿Qué medidas ha llevado a cabo en estos campos?

La primera medida en este campo siempre debe ser la de inventario, y Grupo Puma España en el 2018 fue la primera empresa del sector en obtener a nivel nacional las Declaraciones Ambientales de Producto de todas sus fabricaciones y, en este caso específico, de los sistemas de aislamiento térmico, obteniendo este documento de todos los materiales que componen dichos sistemas. Este inventario te permite realizar un primer planteamiento de las medidas que debes de tomar para iniciar ese proceso de moverte hacia la sostenibilidad, como han sido:

·      La principal medida tomada ha sido la implantación de placas fotovoltaicas en todos nuestros centros de producción

·      Otra medida relacionada fue la contratación de la energía eléctrica que no autogeneramos con Certificado de Energía Verde, para asegurar reducir nuestras emisiones a 0 en lo que se refiere a consumo eléctrico.

·      Estamos haciendo el cambio a carretillas eléctricas.

·      Todos los palets utilizados son suministrados por gestores con certificados de tala controlada. Además, hemos reducido el plástico utilizado en nuestros enfundados de palets en un 8%.

·      Todos nuestros sacos son 100% reciclables, al estar compuestos de papel casi en su totalidad y estamos trabajando en incorporar papel reciclado en su fabricación.

·      Nos esforzamos en la fase de suministro de materias primas por hacer los pedidos en big bags y reducir así los residuos derivados de esta actividad. También estamos implementando formatos de big bag en nuestra fase de distribución.

·      Estamos elaborando una línea de productos con una formulación mejorada, incorporando más contenido de materiales naturales y reciclados: la Línea Zero.

 

Después de 5 años y de haber implantado las medidas mencionadas, entre otras, nos vemos ahora mismo inmersos en la renovación de las Declaraciones Ambientales de Producto y podremos ver el impacto que han causado nuestras decisiones, estudiarlas y hacer un nuevo planteamiento… ecualizar.

 

¿Cree que el futuro será sostenible o no será?

El futuro debe ser sostenible, pero dependiendo del tipo de industria se deberá alcanzar niveles óptimos de sostenibilidad. Recordemos que uno de los retos es que el producto sostenible sea accesible económicamente y, por lo tanto, no todas las industrias podrán ser 100% sostenibles. El ejemplo más sencillo de nuestro sector lo tenemos en el cemento: es el material ligante de muchos de nuestros productos y es uno de los que más penaliza en las evaluaciones de impacto ambiental debido a su proceso de fabricación, con lo que tenemos dos opciones en nuestras manos: reducir el contenido de cemento o sustituirlo por otro ligante que no cause tal impacto ambiental, pero al reducir el contenido de cemento perdemos propiedades de resistencia y durabilidad y sustituirlo total o parcialmente con otros productos como la cal implicarían un mayor coste de mantenimiento y menor durabilidad. En este caso el futuro está en encontrar esa ecualización para que los morteros base cemento ocasionen menor impacto ambiental, o que encontremos un nuevo material que cumpla las mismas funciones, que no pierda propiedades y que sea económico.

 

¿Veremos cambios en los productos utilizados y en su aplicación en un futuro no muy lejano?

Hay una frase de un meme que durante buen tiempo se puso de moda: “el futuro es hoy…”

Considero que es así; el nivel de tecnología que nos ha tocado vivir permite que la ciencia y la tecnología de los materiales evolucione de manera acelerada. Estamos trabajando en el sector de la construcción con materiales que hace algunos años ni siquiera imaginábamos y en algunos casos materiales que bajo su aspecto convencional se esconden tecnologías como la de morteros que emiten menos polvo durante su aplicación en beneficio de los operarios de construcción que respirarán aire menos contaminado, morteros que conservando sus propiedades físicas permiten un mayor rendimiento usando menos kilos que sus versiones equivalentes anteriores y, por tanto, menor consumo de materiales potencialmente contaminantes o acabados con propiedades fotocatalíticas que, gracias a la luz solar, reducen las emisiones de gases contaminantes.

 

¿Le queda todavía mucho camino al sector de la construcción para ser sostenible?

Es un camino al que el sector se ha incorporado recientemente, relativamente hablando, y es un camino en el cual nunca dejas de andar; siempre aparecerán nuevos retos, nuevos estudios, nuevas tecnologías y nuevos materiales. Por tanto, es nuestra obligación como fabricantes aprovechar e implementar este desarrollo tecnológico y de procesos en nuestros materiales y sistemas.

En toda la entrevista he hablado de nosotros, pero hay otra variable por la que Grupo Puma España apuesta: la sinergia con otras empresas del sector y que en trabajos estratégicos y en conjunto estamos realizando. En compañía el camino se hace más corto y nos permite tener un campo de visión más amplio de hacia dónde debemos dirigirnos.

 

¿Cómo se encuentra nuestro país con respecto a nuestros vecinos europeos?

España ocupa el 16º lugar en el ranking internacional de ODS de este año, según la publicación de SDSN a mediados de 2023. En los puestos superiores tenemos a varios países europeos. Por lo tanto, no lideramos estos aspectos y seguimos a remolque de Dinamarca, Suecia, Finlandia, Países Bajos, Alemania y Francia. No es una buena posición, pero debemos sacar provecho del camino andado por nuestros vecinos, no para copiarlo, sino para encontrar el equilibrio del que venimos hablando, el equilibrio que requiere nuestra sociedad y que nuestra situación económica lo permita.

 

¿Alguna reflexión final?

Dentro de unos pocos meses inauguraremos una nueva planta de fabricación y almacenes en Sevilla, y en ella el Grupo ha puesto especial atención a los aspectos sostenibles de fabricación y uso de sus instalaciones. Será uno de los centros de producción, a nivel nacional, más grande de fabricación de morteros y revocos. Pero, por encima de toda esta tecnología, sostenibilidad y responsabilidad social, hay un aspecto que caracteriza a Grupo Puma España: la calidad humana. Seguimos siendo una empresa familiar a pesar de haber dado el salto a internacional y seguimos creyendo que el mejor valor agregado de nuestro producto es el servicio y el contacto con los otros agentes del sector de la construcción.

Ver Entrevista Diseño L'informatiu 131

Compartir la noticia

VOLVER

Patrocinadores Premium

Fixcer
Kapataz
Gecol
Schluter Systems
Emac
Spit
Mapei
Propamsa
Tomecanic
SOPREMA